Fabricación de sierra de mesa - cosas aprendidas y qué haría diferente

Traducido al español por Sergio

Este proyecto de la sierra de mesa casera comenzó como un experimento, en parte motivado por tanta gente preguntándome por cuando iba a fabricar una sierra de mesa casera.

Un gran problema a la hora de construir una sierra de mesa es conseguir un buen árbol donde montar el disco de corte. La primera cosa que me vino a la cabeza es un mandril con rodamientos. Tengo dos de esos, pero ninguno es lo suficientemente preciso.

Usar una sierra circular de mano no es lo ideal, pero no es peor que otras opciones en las que haya podido pensar, y definitivamente es lo más práctico. Así que me dispuse a ver que tan buena sierra de mesa podría construir con una de esas. Funcionó mejor de lo que me esperaba.


Una de mis cosas favoritas de esta sierra es la guía lateral. Creo que para una guía lateral que solo se sujeta en un raíl frontal, la manera en la que debe funcionar es anclándose por debajo del raíl frontal. La mayoría de las guías laterales en T comerciales terminan teniendo una ranura en la parte superior del raíl que inevitablemente terminará llenándose de serrín. Si en lugar de eso la anclamos por debajo evitamos ese problema y además evitamos añadir un voluminoso raíl en la parte frontal.


La guía no funciona tan suave como la de mi sierra de mesa Delta, pero aún la puedo ajustar con una precisión de 0.001" (o unos 0.025 mm) con unos golpecitos. Resulta, sin embargo, que siempre se mueve unos 0.002" (0.05 mm) cuando se aprieta el pomo roscado. Esto puede tener algo que ver con el hecho de que calcé un poco en un lado la guía lateral en T para alinearla mejor con la ranura en T. Pero preocuparse por movimientos tan pequeños es querer ser muy sutil con una sierra de esta naturaleza.


Metí la pata cuando corté las ranuras, de manera que no quedaron paralelas. Solo me di cuenta de esto después de que pinté el tablero. Si las ranuras no hubiesen estado a escuadra con la mesa, pero estuviesen paralelas, habría alineado la sierra con ellas, pero yo uso ambas ranuras para diversas aplicaciones, así que tuve que arreglar una de ellas.


Primero volví a fresar uno de los lados de la ranura para dejarlo paralelo, luego encolé ahí un listón de madera para estrechar la ranura por ese lado. Luego volví a fresar toda la ranura. Con unos espaciadores, usé la otra ranura de referencia para colocar mi guía y asegurarme de que ambas terminaban paralelas.

Para el listón que encolé en la ranura usé madera muy dura de fresno. En retrospectiva, este puede ser un buen método para reforzar o reparar una ranura en una sierra de mesa con tablero superior de madera, especialmente si el tablero no está hecho de contrachapado de abedul Báltico.


Al principio soltaba los insertos alcanzándolos por debajo de la mesa y empujándolos hacia arriba con los dedos. Pero no tengo mucho espacio alrededor del disco de la sierra, así que esto siempre supone tocar el disco. Nunca me sentí cómodo haciendo eso.

Pensé en taladrar un agujero en el inserto de manera que pudiese soltarlo con los dedos, pero de nuevo, la abertura debajo del inserto no es tan grande. No quise cortar ese hueco más grande por miedo a debilitar el tablero, así que tallé una muesca enfrente del inserto que me permite soltarlo con un destornillador.


Añadí una pequeña pieza de madera para sujetar el cable de la sierra. De esa manera cuando levanto la sierra y la muevo no voy arrastrando el cable y el serrín por el suelo. Y cuando vuelvo a ponerla en el suelo no tengo que meter el cable por debajo.


Cambié el diseño del deflector de polvo. Con toda la sierra metida en una caja me preocupa más desviar el serrín de manera que sale relativamente lejos del motor y no hacia frente.

El deflector de polvo son dos piezas de aluminio, una rozando con la otra. Son dos piezas para que se ajusten con la inclinación de la sierra.


También hay bastante serrín que sale disparado por la abertura triangular en la parte de atrás de la guarda de la hoja. Este serrín termina golpeando contra la esquina del armario. Descubrí que algún polvo sale por la ranura de unos milímetros de ancho que hay entre el armario y el tablero. Así que añadí otra pieza de madera en la parte de abajo del tablero en esa esquina de forma que el serrín tendría que girar en varias esquinas para conseguir salir del armario.

Por suerte, la bisagra más complicada montada desplazada en este armario plegable también está en esa esquina, de madera que resulta más difícil para el serrín salir a través de la esquina vertical del armario.


Estoy preocupado por que el motor aspire demasiado serrín a través de él. El interior de este armario se llena mucho de polvo cuando la sierra está funcionando. Estoy contento de haber fabricado el armario tan grande como lo hice de manera que hay más posibilidad de que el polvo se asiente antes de que el aire sea empujado a través de motor. Cuando tan solo tenía una sábana todo alrededor por debajo de la sierra mientras la usé para construir la base, había un poco de polvo depositado en la entrada de aire del motor, así que el menor volumen dentro de la sábana puesta de cortina era definitivamente más perjudicial. También puede aumentar bastante la temperatura dentro del armario por el calor que sale del motor. Tener más volumen debajo de la sierra ayudará en ambos aspectos. Si fuese a construir otra, fabricaría la base aún más grande, y también pondría un tablero superior más grande.

Dicho esto, prefiero que el polvo lo absorba el motor a que lo absorban mis pulmones, así que mantener el polvo dentro del armario que hace de base sigue siendo una prioridad.


Debí hacer el pivote para el ajuste de profundidad más ancho. También me estoy cuestionando si hacer el giro mediante una varilla metálica fue la mejor idea. Una varilla metálica insertada en agujeros muy ajustados consigue que no exista juego entre las piezas, pero también hace muy difícil ajustar la alineación. Aunque si hubiese fabricado la bisagra de pivote más ancha, conseguir la alineación correcta habría sido más fácil, incluso con la varilla metálica.


Ajustar la alineación ha sido una de las partes más difíciles de esta construcción, y creo que el diseño puede ser mejorado en este aspecto. Puse algunos calces alrededor del motor y añadí un tornillo para empujar un poco el asa hacia un lado, además de otras cosas para ajustar el alineamiento.

No quise destrozar la sierra cuando comencé ya que no estaba seguro de cuan bien funcionaría esto. Pero meter y quitar la sierra de su sitio es muy difícil y con todo el tiempo que se invierte no tiene sentido quitar la sierra nunca más. Debí simplemente taladrar algunos agujeros en la guarda de aluminio del disco y montarla principalmente de esa manera. Y después podría haberla alineado añadiendo calces detrás de los tornillos.


Si hubiese montado la sierra principalmente por la guarda, no habría necesitado una estructura tan voluminosa alrededor del cuerpo de la sierra, lo que además habría requerido menos rebajos en la parte inferior del tablero. No quiero tener debilitado el tablero hasta el punto en que pueda hundirse.


Fue genial fabricar el ajuste de profundidad curvado, pero requiere que uno tenga una sierra de banda, por lo que no es algo que uno pueda fabricarse con herramientas básicas. También es un poco brusco de operar, por lo que si lo vuelvo a fabricar probablemente haría que el ajuste de profundidad funcionase un poco más como el ajuste del ángulo de inclinación. Eso podría, sin embargo, poner en un lugar menos práctico el pomo roscado que bloquea el ajuste de profundidad. También coloqué algunas arandelas de goma detrás de las grandes arandelas que hay detrás de los pomos roscados, solo para asegurarme de que una vez ajustados no comienzan a deslizarse inesperadamente.


Con el interruptor de palanca a la altura de la rodilla, era demasiado sencillo "encenderlo" golpeándolo con mi rodilla, así que con posterioridad hice esta protección para que eso fuese menos probable. Nunca sentí la necesidad de tal protección en mi sierra de banda, ya que tengo el interruptor más arriba y no está en medio, y las sierras de banda son generalmente menos peligrosas.

En general, la mayoría de las cosas que cambiaría harían la sierra más sencilla de fabricar y alinear. En términos de usabilidad, esta está bien. Probablemente termine usándola en diversos proyectos en el futuro ya que es la única sierra de mesa portátil que tengo. Y para ser una sierra de mesa portátil, es bastante decente. Se hace más sólida que las sierras de mesa de menos de 200 dólares. También me gusta la manera en que mantiene el polvo dentro sin necesidad de conectarle un aspirador de taller.

Pero si estás mirando de adquirir una sierra de mesa o te preguntas si comprar una o construir una, te recomiendo ser prudente:
Si puedes permitirte comprar una sierra de alrededor de unos 400 dolares, o si tienes la oportunidad de comprar una sierra de contratista usada, con el tablero de la mesa de hierro fundido, deberías comprártela, ya que esas opciones van a ser, en general, mejores sierras que la que te puedas fabricar.



Mira también:


Volver a la sierra de mesa casera

A mi página web de Carpintería.