Base para sierra de mesa casera

Traducido al español por Sergio

En principio mi intención era que usaría esta sierra de mesa casera la mayoría de las veces apoyada en dos caballetes. Pero usándola siempre vi un chorro de serrín saliendo de debajo de ella y el aire se volvía muy sucio.

Con mi primera sierra de mesa los niveles de polvo se mejoraron dramáticamente una vez cerré la parte de abajo, así que sabía que eso ayudaría mucho. Mi primer experimento fue colocar una sábana por debajo todo alrededor, y eso redujo los niveles de polvo considerablemente.

Mi siguiente idea fue colocar la sierra sobre una caja grande de cartón, pero no tenía ninguna a mano, así que decidí fabricarle una bonita base.


Recogí de la basura unas piezas muy delgadas (3 mm o 1/8") de contrachapado, y decidí usarlas para la base. Pero ese contrachapado por si solo no es lo suficientemente resistente, así que necesité fabricar alguna estructura alrededor del borde de los paneles.

Uní la esquinas con ensambles de horquilla en L, las cuales corté con mi guía para espigas de ajuste rápido, en la sierra de mesa casera, por supuesto. La guía para espigas es particularmente buena realizando cortes múltiples para comer la zona del "puente" de la unión.


Cortando los hombros de la espiga, usando mi pequeño carro deslizante de sierra de mesa. La ranura en la sierra de mesa casera está más alejada del disco (para no tenerla encima del motor de la sierra), por lo que el carro no llega hasta el disco.


Test de ajuste de las uniones.


Aún necesitaba cortar una ranura en el borde interior de las piezas de los marcos para el contrachapado. Corté esas ranuras con un par de pasadas en la sierra de mesa.

Encontré que mi sierra aún estaba ligeramente desalineada. A lo largo del largo del disco, estaba quizás algo así como unos 0.3 mm (unas 0.010") desalineada, y eso realmente empujaba la madera alejándola de la guía lateral. Siempre me aseguré de que la alineación en mis otras sierras de mesa es perfecta antes de ir a usarla mucho, así que nunca me di cuenta de cuanto un pequeño desalineamiento puede desplazar las piezas de madera.


Cortando los paneles de contrachapado. Realicé algunos de los cortes en mi otra sierra de mesa porque el tablero de esta mesa es muy pequeño. Quizás si fabrico otra haré el tablero más grande.


Ensamblando los paneles. También encolé los paneles dentro de las ranuras. Con paneles de contrachapado no hay necesidad de dejar espacio para compensar el agrietado y la expansión, por lo que es mejor encolarlos totalmente alrededor del marco para obtener mayor firmeza.


Cuatro paneles encolados. El panel frontal es más bajo que los otros paneles para dar acceso a los ajustes.



Una idea tonta...
Hasta ahora todo en esta sierra es poco pesado, y para mantenerla fácil de transportar quise tener una manera de montar y desmontar esta base sin herramientas. Así que tuve la "feliz" idea de hacer que los paneles frontal y posterior se enganchasen en los laterales mediante unas espigas metidas en ángulo. Para mantener los agujeros alineados pensé que tan solo tendría que taladrar un agujero en ángulo a través de ambos paneles. Me hice una guía para taladrar en ángulo con roble, para taladrar los agujeros de entrada. Pero aquí es donde las cosas comenzaron a ir mal. La guía fue realmente difícil de sujetar en el sitio, especialmente para vencer las fuerzas hacia los lados del taladro mientras entra en la madera. Eso y que además taladré los primeros agujeros con el panel frontal en una posición que no era la correcta. Y luego sucedió que la broca rompió el lateral de uno de los paneles debido a que no estaba lo suficientemente bien alineada.


Después de taladrar todo un conjunto de agujeros torcidos y en el sitio equivocado, pensé que aun podría ser capaz de hacer funcionar esto, pero realmente no debía dar ejemplo haciendo esto. Así que rellené los agujeros y después compré algunas bisagras en The Home Depot. Tampoco fueron tan caras.

Necesitaba unas bisagras a las que se les pudiese quitar el pasador, pero las bisagras con el pasador bloqueado costaban la mitad. Así que compré esas, saqué los pasadores a golpes y limé la zona gruesa de los pasadores que hace que estos se queden en su sitio.


Usé una bisagra de piano cortada en seis secciones para el panel de la parte de atrás. Esto me ahorro unos dólares en comparación con comprar dos bisagras de piano.


Desplacé las bisagras en uno de los laterales usando un bloque de madera, de manera que el lado derecho gira desplazado de la parte de atrás y las tres partes se pueden plegar quedando el conjunto plano.


El panel frontal se sujeta en su sitio con cuatro bisagras a las que se les puede quitar el pasador.

Fue tentador hacer que de alguna manera el panel frontal se plegase junto con el panel trasero y los laterales, pero al ser el panel frontal más ancho que los laterales no se quedaría ajustado a los lados una vez esta base estuviese plegada.


Base ensamblada. Corté unas muescas en los paneles de la izquierda y la derecha para encajar el tablero de la sierra.


También taladré algunos agujeros a través del refuerzo del tablero de la mesa y de la estructura de la base para meter unos clavos para asegurar la sierra a la base. De esa manera pude levantar todo el conjunto agarrándolo por el tablero.


Pensé en añadir algún tipo de puerta para permitir el acceso a los controles pero mantener el polvo dentro, pero también quise mantenerla práctica y simple. Después de todo, un trozo de tela sujeto con un par de sargentos de pinza hizo el mismo trabajo, y puedo meter la mano por debajo de la tela para hacer ajustes.


Haciendo pruebas con la sierra encontré que el problema con el polvo había mejorado mucho, con muy poca cantidad de serrín fuera del mueble. Por supuesto el serrín simplemente se acumula dentro. Para limpiarlo todo lo que tengo que hacer es levantar la sierra y moverla, y después aspirar el serrín.

Me fijé en que el aire dentro del mueble se vuelve notablemente más caliente después de hacer funcionar la sierra por unos minutos, así que me alegro de haber hecho el mueble tan grande como lo hice. Conectarle un colector de polvo ayudaría a sacar el aire caliente fuera, pero las personas que tienen un colector de polvo probablemente ya tienen una sierra de mesa de verdad. Quizás una aspiradora de taller, quizás tan solo sujetando el tubo sobre el tablero frontal, por debajo de la tela.


Mi intención nunca fue que esta fuese realmente una sierra de mesa de calidad, sino algo barato y fácil de transportar. Dicho esto, la sierra funciona mejor de lo que me esperaba que hiciese. Está en unas 59 libras (27 kg). Para hacernos una idea, el máximo peso para el equipaje facturado en un vuelo de avión suele estar alrededor de las 50 libras. Por lo tanto, totalmente ensamblada, pesa más que una maleta pesada. Por suerte, ¡no la tengo que llevar tan lejos!


Siguiente: Pintando la sierra de mesa

Mira también:


Volver a mi página web de Carpintería.